Miranda del Castañar, la belleza salmantina

Miranda del Castañar se encuentra en plena Sierra de Francia, a poco más de 80 kilómetros de Salamanca. Este genuino pueblo castellano presenta uno de los conjuntos medievales más bonitos de la provincia charra e incluso de la Comunidad de Castilla-Léon, no en vano en 1973 fue declarado Conjunto Histórico Artístico.

Miranda del Castañar aparece al visitante encaramada en un monte, protegiendo sus calles medievales con unas murallas muy bien conservadas. Hay que pasear por sus calles y plazas para sentir la belleza salmantina.

La visita:

Las Murallas fueron construidas entre los siglos XII y XIII y alcanzan un perímetro de 630 metros sin contar la parte incluida en el castillo. En ellas se abren las puertas de San Ginés, del Postigo, de Nuestra Señora y de la Villa. El denominado pasadizo es uno de los tramos más espectaculares pues el camino de la ronda pasa por debajo de dos grandes arcos ojivales pertenecientes a unos contrafuertes de la sacristía.

El Castillo fue construido en 1461 por el conde don Pedro de Zúñiga. Presenta una planta trapezoidal debido al irregular terreno donde se alza. Alrededor del Castillo se halla una muralla con siete cubos. También sobresale su defensiva Torre del Homenaje.

Delante del Castillo, se encuentra la plaza de Toros. Data del siglo XVI y presenta una planta rectangular con las típicas enguarias, los burladeros en forma de arco de medio punto.

La Alhóndiga fue en origen un granero público destinado a conservar la producción. Fue levantada en el siglo XVI. Actualmente, es la sede la oficina de turismo.

Asimismo, en Miranda del Castañar llaman la atención tres edificios religiosos. La Iglesia de San Ginés y San Antonio la cual ha sido tan reformada que apenas queda nada de us origen gótico. La Ermita de Nuestra Señora de la Cuesta que data de los siglos XVI-XVII. La Ermita de Santísimo Cristo del Humilladero al lado de la plaza de Toros.

Excursiones:

Se pueden visitar varios pueblos de la Sierra de Francia como Mogarraz, San Martín del Castañar, Cepeda, Sotoserrano y Monleón.

De compras: 

El pueblo serrano siempre se ha caracterizado por sus bordados tradicionales. Además, hay que adquirir su magnífica miel y su notable vino.

Foto vía Panageos

2 ComentariosDejar un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *