Cangas de Onís, la puerta de los Picos de Europa

El silencio que desprenden las cumbres nevadas de los Picos de Europa es una sensación que produce incluso vértigo. La silueta que emerge ante nosotros es extraordinaria. Estamos frente a uno de los parques nacionales más conocidos y visitados de España. La belleza de sus paisajes y la riqueza de su fauna hace que se inunde de senderistas y aventureros.

Estaba alojado en Cangas de Onís, ciudad situada a unos setenta kilómetros al este de Gijón, puerta de entrada de este parque nacional. ¿Sabíais que esta fue la primera capital del reino de Asturias, en tiempos del insigne Don Pelayo?. Ya no es ni mucho menos aquella Cangas de Onís de hace más de mil años. Aunque, ni falta que le hace…

En cualquier época del año la ves llena de turistas. Y es que desde aquí quedan precisamente muy cerca los Picos de Europa, o Covadonga, con su santuario y sus lagos. La naturaleza y la historia funden a Cangas de Onís en un abrazo perpetuo.

Cangas de Onís la de su puente romano que, aunque sea puente, no es romano, sino medieval, del siglo XIV. Pero, ¿qué importa eso ahora, siendo uno de los símbolos de Asturias?. Cangas de Onís la de sus callejuelas llenas de casas nobiliarias y palaciegas, como la Casa Dago, o, porqué no, Cangas de Onís la de su Capilla de Santa Cruz, mandada construir por el propio Don Pelayo.

A pesar de ese carácter turístico, que especialmente se desborda los fines de semana de verano e invierno, Cangas de Onís es un rincón tranquilo y lleno de vida. Son muchas las posibilidades de diversión que tenéis, desde las excursiones a los Picos de Europa o los Lagos de Covadonga, hasta deportes al aire libre, senderismo… y hasta acercaros al Sella a hacer un poco de piragüismo.

Vuelves a casa completamente relajado después de pasar unos días en medio de la naturaleza, respirando aire puro, viajando a través de la historia que nos ofrece Cangas de Onís. Son pequeños lugares a conocer, destinos de esta Asturias verde que no engaña a nadie. La belleza es tal como la pinta Cangas, ni más ni menos, amigos.

Foto Vía Max Álvarez

3 ComentariosDejar un comentario

  • […] Es una edificación del siglo IX construida por orden del Rey Ramiro I en el año 848 y del que se desconoce su arquitecto. Arquitectónicamente hablando, es rectangular y con dos pisos abovedados. El interior contiene una cripta que se comunica con dependencias destinadas a baños. En la planta superior hay una zona central y en los extremos, miradores de triple arquería, elemento destacable en la arquitectura Asturiana. […]

  • […] Es una edificación del siglo IX construida por orden del Rey Ramiro I en el año 848 y del que se desconoce su arquitecto. Arquitectónicamente hablando, es rectangular y con dos pisos abovedados. El interior contiene una cripta que se comunica con dependencias destinadas a baños. En la planta superior hay una zona central y en los extremos, miradores de triple arquería, elemento destacable en la arquitectura Asturiana. […]

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *