Ronda, la elegancia malacitana

Ronda se encuentra emplazada sobre una meseta rocosa y cortada a pico por el río Tajo, un profundo desfiladero de 100 metros que traza a su paso por el río Guadalevín y que constituye el icono de esta ciudad de la provincia de Málaga. Ronda se halla a 95 kilómetros de Málaga y 125 de Sevilla.

Ronda es una ciudad de más de 40.000 habitantes, con una poderosa personalidad, magníficos monumentos y gran elegancia. La ciudad se divide en tres zonas: la Ciudad, ubicada al sur del Tajo, era la antigua medina musulmana; al norte del Tajo se halla el barrio del Mercadillo; y al sur, el barrio de San Francisco.

Ronda fue una de las plazas más destacadas de la España musulmana hasta que en 1485 fue conquistada por las tropas cristianas. Durante la Guerra de la Independencia, Ronda se distinguió en su lucha contra los franceses y fue punto de partida de muchas partidas de bandoleros.

La visita:

Ronda nos obsequia con varios lugares y monumentos de enorme valor cultural e histórico. Partiendo desde la plaza de España, empezaremos la visita a esta bella ciudad malacitana.

Si quieres ver arte religioso, debemos acudir a la Iglesia Mayor de la Encarnación (construida en el siglo XV partiendo de una primitiva mezquita), la Iglesia del Espíritu Santo (construida por orden de los Reyes Católicos tras la conquista de la ciudad) y el Convento de San Francisco (también fundado por los Reyes Católicos en el lugar donde estuvo instalado el campamento del rey Fernando).

También sobresalen tres edificaciones. La Casa Gigante es un magnífica muestra de arquitectura civil árabe. El Palacio de Mondragón destaca porque en su interior está instalado el Museo Municipal de Ronda. Y el Palacio del Marqués de Salvatierra en el cual destaca su portada barroca.

Asimismo, debemos andar por el Puente Nuevo que salva la espectacular gargante excavada por el río Gualdalevín; visitar la Plaza de Toros, una de las más antiguas de España; acudir a los Baños Arabes que están emplazados en la antigua Judería; y por último, hay que disfrutar con el Museo del Bandolero y el Museo Taurino.

Finalmente, en Ronda podemos adquirir numerosos artículos artesanales como tallas de madera, cerámica, talabartería y forja;  así como varios produtos gastronómicos como chacinas, jamón ibérico, quesos artesanos, gañotes, borrachuelos, roscos de vino y yemas del Tajo.

Foto vía Hotel Bandolero

1 ComentarioDejar un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *