Jerez de los Caballeros, un icono extremeño

Jerez de Los Caballeros es un ciudad que pertenece  a la provincia de Badajoz en Extremadura. Se encuentra a 72 kilómetros de Badajoz, 108 de Mérida y 440 de Madrid. Es uno de los más destacados centros de los templarios en España. Además, sobresale por sus torres barrocas en medio de un vasto paisaje de dehesas y encineras.

El origen de Jerez de los Caballeros se remonta a la época fenicia, luego tuvo presencia romana y árabe, pero su gran apogeo llegó con la Orden del Temple, cuyos monjes-soldados hicieron de la ya entonces llamada Xere Equitum la capital del bailiato hasta la disolución de la orden (1312).

La intrincada disposición de sus calles invita a visitar a pie esta preciosa ciudad extremeña. Las puertas de Burgos y de la Villa son las únicas que se conservan de la muralla medieval. Ambas confluyen en la Plaza Mayor, donde se alza la iglesia de San Miguel (siglos XV al XVIII) con su hermosa torre barroca.

Próximos a esta iglesia, se hallan el Palacio del Bachiller Martínez de Logroño (siglo XV) y la antigua Casa Consistorial (siglo XVI). 

Al sur de la ciudad, coronando el parque de la Morería se alza un castillo del siglo XIII y reconstruido por los templarios sobre la alcazaba árabe. Perduran todavía la llamada torre sangrienta, donde fueron degollados los caballeros del Temple que se negaron a acatar la bula papal de disolución de la orden. Cerca de la esta fortaleza, se levantó la Iglesia de la Encarnación (siglo XVI) sobre un templo visigodo.

Hacia el norte de la Plaza Mayor se sitúan el convento de Nuestra Señor de Gracia, el Hospital de Transeúntes y la casa natal del conquistador Vasco Núñez de Balboa.

Además, la iglesia de Bartalomé preside la hermosa plaza del mismo nombre. Las obras de este templo se iniciaron en el siglo XV, pero no se terminó hasta 1759 con la espléndida torre. En su interior, sobresalen la capilla de los Comendadores, con el sepulcro de don Vasco de Jerez.

Por último, los restos de antiguos conventos y ermitas, palacios, fuentes, la villa romana del Pomar, su arquitectura popular, sus lugareños y su gastronomía son otros aliciente para viajar a  esta ciudad.

Foto vía Pueblos de España

1 ComentarioDejar un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *