Campo de Criptana, la ciudad de los molinos

Campo de Criptana es una localidad de la provincia de Ciudad Real  que se encuentra la comarca natural de La Mancha,  dentro de la subcomarca denominada Mancha Alta.  En este muncipio se hallan los famosos molinos contra los que luchó Don Quijote de La Mancha y que Miguel de Cervantes inmortalizó en el capítulo VIII de su célebre novela.

Los molinos de Campo de Criptana son una de las principales señas de identidad de La Mancha, así como una de las imágenes que mejor identifican España en todo el mundo. En el cerro de La Paz, se sitúan diez molinos (tres son originales del siglo XVI: Molino Burleta, Molino Infanto y Molino Sardinero),  la mayoría de ellos restaurados y que conservan el antiguo mecanismo.

Iniciamos la visita por Campo de Criptana en la plaza del Pósito. Allí veremos el Pósito, antiguo almacén de grano del siglo XVI. Muestra una interesante fachada con un portón enmarcado por un arco de medio punto sobre el que descansa el escudo con las armasde los reyes castellanos. Además, el Pósito alberga el museo Municipal y un museo de artesanía.  

También hay que visitar la Tercia, un viejo caserón del siglo XVI el cual servía de almacén de los granos que como “tercias reales” percibía el correspondiente maestrazo de la Orden de Santiago la cual dominó la localidad durante varios años. Asimismo, se debe paser por las calles que rodean el Cerro de la Paz que conforman el núcleo original de Campo de Criptana; y para los amantes del cine, pueden ir al museo dedicado a la artista Sara Montiel quien nació en este lugar.

Por otro lado, los monumentos religiosos son parte importante de este municipio manchego. Sobresale la iglesia parroquial de la Asunción, una moderna edificación (1958) que sustituyó a otra del XVI que resultó incendiada durante la Guerra Civil; guarda dos tallas de notable valor artístico como la Virgen de los Villano y el Cristo de la Expiración.

Por último, hay que ver el convento de las Carmelitas, la ermita de la Veracruz, la ermita de Santa Ana, la ermita de la Madre de Dios, la ermita de la Santísima Virgen de Criptana y la ermita de San Pedro.

Foto vía Jorge Tutor

1 ComentarioDejar un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *