La Plaza de la Cibeles, un icono madrileño

La Plaza de la Cibeles es uno de los lugares más bellos y conocidos de la Madrid, presidido por la fuente de la diosa Cibeles, que se ha convertido en el símbolo de la capital de España. Sentada majestuosamente en un carro tirado por leones, su traza se debe a Ventura Rodríguez mientras que la talla corresponde a  los escultores Roberto Michel y Fernando Gutiérrez.

Encrucijada de dos importantes arterias, el paseo del Prado y la calle de Alcalá, la plaza de la Cibeles está rodeada de cuatro edificios de interés. Todo aquel que visita Madrid pasa siempre por la Cibeles y disfruta de sus monumentos. Se trata de un icono turístico de primer orden.

El palacio de Buenavista, en la esquina del Paseo de Recoletos con la calle Alcalá, aparece al fondo de una jardín cerrado por uan verja de finales del siglo XVIII, época en que se construyó este edificio de ladrillo rojo con portada de piedra blanca que fue encargado por la 13ª duques de Alba al arquitecto Pedro Arnal. En 1807, el Ayuntamiento de Madrid lo adquirió para regalárselo a Manuel Godoy que no llegaría a habitarlo. Hoy en día, es una dependencia del Ministerio de Defensa.

Frente a él, en la confluencia del paseo del Prado con Alcalá, se alza el Banco de España, institución pública creada en 1848 y que fijó aquí su sede desde 1891, fecha en que se concluyó este edificio. La fachada en chaflán hacia la plaza de la Cibeles es un concentrado del gusto ecléctico de la época.

Desde finales de 2006, las dependencias centrales del Ayuntamiento de Madrid se ubican en el Palacio de las Comunicaciones, espectacular edificio levantado por Antonio Palacios entre 1909 y 1919 a modo de templo laico a mayor gloria del progreso y cuyo destino original fue el de acoger la central de Correos y Telégrafos.

La última esquina de la glorieta la ocupa el palacio de Linares, un bello ejemplo de la arquitectura palaciega de finales del siglo XIX con fachada de estilo neobarroco. En el interior, se conserva la lujosa decoración original encargada por su primer propietario, el marqués de Linares, a los más prestigiosos artistas de la época. Hoy en día, tras su restauración, alberga la Casa de América.

Foto vía Travel Blog

1 ComentarioDejar un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *