Talatí de Dalt, un icono de Menorca

Talati_de_Dalt9

El yacimiento talayótico de Talatí de Dalt, ubicado a 4 kilómetros de Mahón (Menorca), junto a la carretera general Maó-Ciutadella, es uno de los poblados más emblemáticos de la prehistoria menorquina. Su proximidad con Mahón, el acceso fácil y bien señalizado, su pintoresca taula y la paz que se respira allí  provocan que sea uno de los yacimientos más apreciados de la isla de Menorca.

El período que fue testigo de la construcción de Talatí de Dalta se denomina como el talayótico y tuvo su mayor esplendor entre los años 2.000 al 1.000 antes de Cristo. La palabra “talayote” proviene de la palabra árabe “atalaya”, pero esto lleva a confunsión, ya que resulta que los talayotes son montículos circulares o cuadrados de piedra que podrían haber hecho las veces de tumbas, cuarteles o incluso casas, además de puestos de vigía.

Luego están las “taulas” que son bloques de piedra, una colocada sobre la otra para mantener el equilibrio y formar una “T”, que a veces se elevan hasta casi cinco metros. No se sabe el motivo de su construcción, que función tenía, para que se usaron. Unos hablan altares de sacrificios, otros de lugares de enterramiento y algunos de partes de los tejados de unos edificios.

Estos megalitos fueron colocados aquí hace miles de años y su misterio sigue siendo algo que conlleva el interés de muchos turistas. El lugar resulta enigmático, único y diferente. Te engancha de principio a fin. Recomiendo que los visites al amanecer o al atardecer donde la belleza de estos megalitos adquiere una nueva dimensión con el sol.

La enorme taula erigida en el cerco de Talatí de Dalt transmite un sensación inexplicable. Sentarse junto a ella, reflexionar y contemplarla es una maravilla siempre y cuando ayude la tranquilidad de la poca visita de los turistas. Se trata de un lugar que transmite paz, relajación, tranquilidad, amor y ternura.

Foto vía Jorge Tutor

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *