El Museo de Historia de la Automoción de Salamanca dispone de un nuevo coche para su colección

museo automoción salamanca

El Museo de Historia de la Automoción de Salamanca ha añadido a su colección permanente una nueva pieza que fue usado por su Majestad el Rey Don Juan Carlos I. Se trata un Mercedes-Benz 560 SEL que se incorpora al centro merced a la colaboración del museo salmantino con la Fundación Española para la Ciencia y Tecnología, quien gestiona el Museo Nacional de Ciencia y Tecnología.

Esta donación de esta pieza enriquece  el museo, al igual que ocurrió el pasado mes de enero con el coche que uso nuestro último Premio Nobel, el escritor Camilo José Cela.

Asimismo, este coche pasa a formar parte de la colección del museo que en el último año se ha abierto a la sociedad consolidándose como visita obligada en la oferta museística de Salamanca gracias a los casi 44.000 visitantes que registró durante el 2013, un 33% más que el año anterior.

En la actualidad,  la oferta expositiva del Museo de Historia de la Automoción de Salamanca está formada por un centenar de piezas y otros muchos objetos vinculados al mundo del motor.

Con la incorporación de este Mercedes-Benz el Museo de Historia de la Automoción de Salamanca reúne los vehículos de los dos últimos Jefes de Estado del España. 

El Mercedes-Benz 560 SEL se puede visitar en la planta baja del museo salmantino  y se corresponde con la serie interna W126.  Se trata del modelo de más alta gama de esta reputada marca de automóviles alemana, destinado a personalidades y dirigentes políticos. La denominación SEL se corresponde con el chasis largo. Su cilindrada es de 5547 cc, cuenta con una potencia de 220kW (300 cv), pudiendo alcanzar en origen una velocidad de 240 km/h.

Este coche se identifica claramente con la época en que fue elaborado, la década de 1890, momento en el cual las grandes firma se decantaron por una apariencia más elegante y discreta que la de sus predecesores, así como por un menor consumo de combustible.

Fue fabricado en la planta de Mercedes en Sindelfingen (Stuttgart, Alemania) en 1988 y luego blindado en España por Tecnitrade, siendo preciso llevar a cabo un conjunto de modificaciones en la suspensión, en las bisagras de las puertas, o en el refuerzo del habitáculo, para poder soportar los 1.200 kg de acero y vidrio.

Foto vía Más Salamanca

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *