El Barrio de Santa Cruz en Sevilla

Posiblemente no haya un lugar mejor para perderse en Sevilla. Y perderse en el mayor sentido de la palabra. Porque el Barrio de Santa Cruz, la antigua judería sevillana, es un reducto de estrechas callejuelas empedradas, en las que el sol, en algunas de ellas, pide permiso cada día para poder entrar casi a regañadientes.

¿Os habéis parado en algún momento a descubrir los nombres de las calles de este barrio?. Agua, Vida, Pimienta… calles populares y tradicionales de las que emana el sabor de lo antiguo. Pequeñas plazas que en primavera se hacen de fuente y de azahar. Cuando las recorráis fijaros en el color de sus casas, los balcones, los muros que esconden patios sugerentes y misteriores, puertas de rejas que dejan atisbar hermosos patios llenos de macetas y cántaros con agua fresca. Que el verano de Sevilla es mucho verano…7

Las pequeñas plazas que acompañan el devenir de los siglos de las calles de este barrio sirvieron de inspiración a muchos escritores. Suele haber en algunas de ellas pequeñas placas con frases entresacadas de sus obras, recuerdos de una Sevilla medieval que, realmente, no sé si tendría algo que envidiarle a esta que caminamos hoy.

Tras un pequeño reducto de calles, casi cubiertas por la espesura de las flores que cuelgan de los muros, llegamos a la Plaza de Doña Elvira, posiblemente uno de tantos corazones que laten en las entrañas de este barrio. Allí está el hermoso edificio del Hospital de los Venerables, construido en 1675. Sentaros en alguno de los bancos de esta plaza y disfrutar un poco, que merece la pena. Fuentes, árboles y azulejos sevillanos que respiran con cada gota de sol.

La que le da nombre al barrio es nuestra siguiente parada, la Plaza de Santa Cruz. Dicen los viejos escritos que aquí era donde se situaba la antigua mezquita de Sevilla. Hoy, en el centro, figura una enorme cruz de hierro forjado.

Casas tradicionales, patios de flores, macetas y fuentes, pequeños palacios e iglesias, como la de Santa Cruz y el Convento de San José, viejas sinagogas como la de Santa María la Blanca… Callejones, callejuelas, pequeñas plazas de azulejos y sabor a azahar. El Barrio de Santa Cruz es uno de esos rincones de Sevilla en los que el tiempo, más que detenerse, se ha perdido bajo las grietas de las flores.

Foto Vía Blog Web Boda

 

 

1 ComentarioDejar un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *