El Puente Colgante de Vizcaya

PORTUGALETE1

El Puente Colgante de Vizcaya,  Puente Palacio o el Puente de Portugalete  es un puente transbordador de peaje, concebido, diseñado y construido por la iniciativa privada entre los años 1887 y 1893. Este punte une las dos márgenes de la ría del Nervión en Vizcaya (País Vasco), y fue inaugurado en 1893, siendo el primero de su tipología en el planeta.

El 13 de julio de 2006, el Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco incluyó en su lista de bienes al puente que une los márgenes de la ría del Nervión junto a su desembocadura, entre las localidades de Portugalete y Getxo, calificándolo de “excepcional expresión de creatividad técnica” y subrayando su admirable imbricación  de funcionalidad y belleza estética.

Este puente colgante fue el primer puente transbordador del mundo y el único que sigue en activo. Con 45 metros de altura y 160 metros de longitudad, su barquilla transporta a má de seis millones de personas al año.

Fue diseñado por el arquitecto Alberto de Palacio, discípulo de Gustave Eiffel, cuando surgió la imperante necesidad de unir los balnearios existentes en ambas márgenes de la ría a los que acudína la burguesía local y turistas de finales del siglo XIX.

Llama la atención en esta obra maestra de la ingenería su impactante pureza estructural, carente de ornamentación alguna, y sus torres de acero roblonado son, transcurrido más de un siglo, el vivo emblema de la industrialización en el País Vasco.

Ya sea desde Portugalete o desde Getxo, se recomienda coger la barquilla, incluso con el coche, y cruzar al otro lado. Se trata de una experiencia emocionante. No hay que perderse la sublime  panorámica de la Ría que se ve desde la pasarela superior ubicada a 45 metros de altura. Además, se podrá ver de cerca y desentrañar el mecanismo de funcionamiento de la barquilla, el carro, los motores y las péndolas.

Por último se puede pasar en bote de una orilla a otra de la Ría, como si se fuera  un vecino más de la zona que lo usa cada día, se conseguirá una estupenda perspectiva del Puente Colgante de Vizcaya.

Foto vía Arias Pensión