La Lonja de la Seda de Valencia

la-lonja-de-la-seda-valencia

La Lonja de la Seda de Valencia es una obra maestra del gótico civil valenciano. Se encuentra ubicada en el centro histórico de la ciudad de Valencia (Comunidad Valenciana). Declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1994,  está en la Plaza del Mercado, número 31, frente a la Iglesia de los Santos Juanes y del Mercado Central de Valencia.

Fue erigida entre 1483 y 1548, y su primer constructor fue Pere Compte entre los años 1483 y 1498 sobre el modelo de la Lonja de Palma de Mallorca, convirtiéndose en un edificio emblemático de la riqueza del siglo de oro valenciano (siglo XV) y muestra de la revolución comercial durante la Baja Edad Media, del desarrollo social y del prestigio adquirido  por la burguesía valenciana.

La ciudad de Valencia fue fundada por los romanos en el año 138 a.C. Con el teimpo, las condiciones para su imparable desarrollo las crearon ya los árabes, que perfeccionaron los sistemas de regadío romanos y enriquecieron la huerta valenciana con nuevos productos.

Llegado el siglo XV, dado el volumen de transacciones que aquí se operaban, se hizo perentorio construir una nueva Lonja de Mercaderes. Así, el Consejo General acordó levantar una lonja.

El recinto, rectangular y con coronamiento almenado, es una soberbia muestra del gótico flamígero y distingue dos cuerpos separados por una potente torre cuadrada. En el de la derecha se abren las bellas fachadas ojivales que dan acceso al impresionante Salón de Columnas o Sala de Contratación, con tres naves y 24 columnas helicoidales que sostienen las fabulosas bóvedas ojivales, de compleja nervadura.

Una escalera conduce en el otro cuerpo hasta la sala del Consulado del Mar, antiquísima institución local, en la que son dignos de admiración los artesonados policromos que adornan la techumbre de madera. La torre cventrala consta de planta baja y dos pisos altos, donde originalmente se dispusieron unos calabozos a donde iban a dar con sus huesos los mercaderes declarados en quiebra.

Por último, al salir, sitúese el visitante enfrente, junto a la iglesia de los Santos Juanes, para contemplar desde allí las fantásticas gárgolas góticas que guardan desde las alturas el magnífico edificio, así como la galería corrida de arcos y los cuarenta medallones que representan el busto de emperadores romanos y personajes ilustres.

Foto vía Valencia Paraíso Terrenal

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *