La Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia

Acabo de venir de pasar un par de días en Valencia. Tengo que reconocer que no es la primera vez que visito la ciudad, por lo que en esta ocasión me he dedicado a recorrer uno de esos complejos a los que ya le tenía algo de ganas. La Ciudad de las Artes y las Ciencias, construida en el antiguo cauce del río Turia, ha sido el motivo de mi visita.

Me imagino que sabéis que este complejo, de diseño futurista y vanguardista, es una de las mayores propuestas de ocio que podemos encontrar en España. Diseñado en su mayoría por Santiago de Calatrava, fue inaugurado en 1998, aunque las obras empezaron un par de años antes. Aquí se dan cabida las ciencias, el arte, la naturaleza, la música y otra serie de manifestaciones artísticas con las que tendréis, el menos como yo, para un par de días.

Claro, a la vuelta no han parado de preguntarme qué es lo que se puede ver en este enorme complejo valenciano para que nos hayamos perdido dos días en él. Pues bien, os puedo asegurar que se os pasa el tiempo volando. Un pequeño resumen de lo que os podéis encontrar allí sería:

  • El Hemisferic, el cine IMAX, el Planetarium y el Laserium, que simula un ojo humano y que os lleva muy cerca del universo a través de una enorme pantalla de 900 metros cuadrados.
  • El Umbracle, un paseo ajardinado en el que los amantes de las plantas podrán encontrar lo mejor de la flora valenciana, además de poder ver el Paseo de las Esculturas, una galería de esculturas al aire libre de artistas contemporáneos. Me resultó curioso ver entre ellas alguna que otra obra de la popular Yoko Ono.
  • El Oceanográfico, diseñado por Félix Candela, el acuario más grande de Europa. Cuenta con 110.000 metros cuadrados y 42 millones de litros de agua. Imaginaros el fascinante viaje submarino que nos podemos dar en él.
  • El Palau de las Artes Reina Sofía, un centro de artes escénica, teatro y ópera que alberga principalmente cuatro salas: la Sala Principal, el Anfiteatro, el Teatro de Cámara y el Aula Magistral.
  • El Puente de l’Assut de l’Or, el puente que conecta el complejo con la calle Menorca. Con su altura máxima de 125 metros es el más alto de la ciudad.
  • El Ágora, una especie de recinto cubierto donde tienen lugar diferentes eventos deportivos, conciertos de música, etc…
  • El Museo de las Ciencias Príncipe Felipe, con el célebre péndulo de Faucault y la molécula de ADN, un fantástico museo de las ciencias.

Ni que decir tiene que estamos ante uno de los rincones más visitados de la ciudad. ¿Os lo queréis perder?.

Foto Vía The Best Travel Destinations

 

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *