Paredes de Nava, un bello enclave palentino

imagen-de-paredes-de-nava-5

Paredes de Nava es un precioso pueblo de la comarca de Tierra de Campos en la provincia de Palencia (Castilla y León). Se encuentra a 21 kilómetros de Palencia y 280 kilómetros de Madrid. Además, es la cuna del pintor Pedro Berruguete y del escritor Jorge Manrique.

Hoy end ía, aparte de su indudable vocación agrícola, es uno de los centros más dinámicos de continuación y recuperación de los oficios artesanos. La escasez de arbolado, típica de la Castilla paniega, permite disfrutar de la luminosidad y transparencia de su atmósfera y los cambios cromáticos de los campos, tan extensos como el propio firmamento.

De su antiguo esplendor quedan en el casco urbano numerosas mansiones señoriales y soportales en calles angostas que le reportan un gran tipismo. Abundan también los edificios de piedra y madera.

Cuenta con varios monumentos de interés, aunque muchos se hallan en ruinas. El más notable es la iglesia de Santa Eulalia, construida entre los siglos XIII y XVI, lo que delata su costosa factura. Su hermosa torre-campanario produce extraños brillos metálicos. El retablo mayor, obra de Pedro Berruguete, data del siglo XV y está adornado con valiosas esculturas de Esteban Jordán.

En la iglesia se encuentra instalado un interesante Museo Parroquial. Se dice que es el más completo museo de arte sacro de una provincia como la palentina, especialmente rica en este tipo de arte. Alberga una magnífica muetra de pintura flamenca.

Otra iglesia, la de San Martín, actualmente restaurada, acoge el Centro de Interpretación de Tierra de Campos. Abre de miércoles a domingo entre las 11.00 y las 14.00 horas y entre las 17.00 y las 20.00 horas; en invierno desde las 16.00 a las 19.00 horas. A través de diaporamas y paneles informativos se hace un recorrido por historia de la comarca desde la prehistoria hasta nuestros días.

Además, en Paredes de Nava,  se suele hacer una “ruta de vinos”. Los bares más habituales son el Castilla, el Bodegón, el Picos Pardos y el Carolina. Las tapas son variadas: calamares, morcilla, chorizo y los vinos de la región.

Foto vía Código Postal

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *