El Valle del Barranco de las Cinco Villas, un bello paraje abulense

El Valle del Barranco  de las Cinco Villas constituye uno de los más espectaculares rincones de las estribaciones de Gredos en la provincia de Avila. En este valle se concentran algunas de las más hermosas villas  cuya diversidad de estilos, tanto las construcciones “cultas” de época, como las populares (la arquitectura tradicional “sin arquitectos”) compiten sin estridencias.

El trayecto entre Piedralaves y el barranco de las Cinco Villas permite que nos adentramos en las tierras altas de Gredos, disfrutando de sus perspectivas y descubriendo un primer grupo de encantadores localidades serranas: Casavieja, Mijares, Gavilanes y Pedro Bernardo, todas ellas en las faldas de la sierra.

Luego, llegamos hasta Santa Cruz del Valle, auténtico mirador desde el que se disfruta de bellísimas vistas panorámicas, con la singularidada de un buen conjunto de fachadas sorprendentemente iluminadas.

Luego, en San Esteban del Valle, una pintoresca localidad con una preciosa plaza Mayor resuelta en desnivel, con monumental fuente, así como soportales y balconadas que continúan a lo largo de la calle Mayor, una de las más singulares del valle.

A continuación, alcanzaremos el pueblo de Villarejo del Valle. Se asienta al pie de la sierra, ofreciendo excelentes panorámicas de las dos vertientes y un caserío con un buen número de soportales sobre columnas de piedra, floridas balconadas de madera y tejados volados.

Siguiendo nuestra ruta llegamos hasta Cuevas del Valle, un caserío popular y pintoresco en el que aún pueden verse ejemplos de sus singulares soluciones de barandillas de tablazón recortaada en balcones y galerías, en la que el cerramiento domina poderosamente sobre el hueco. Asimismo, hay que visitar la plaza, el monumental templo gótico y el rollo jurisdiccional. También es visita ineludible el trazado de la calzada romana que desde este lugar sube al Puerto del Pico.

Por último, la ruta concluye en Mombeltrán, cabecera del valle y sede de sus poderosos señores (don Alvaro de Luna y don Beltrán de la Cueva). Este último levanta el castillo con tres torreones almenados y una gran nave inacabada con dos balcones. Finalmente, se debe contemplar el rollo juridisccional, el templo parroquial gótico, el viejo hospital, la Plaza Mayor y el animado caserío.

Foto vía Pueblos de España

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *