La estación de Canfranc vuelve a abrir para las visitas guiadas

CANFRANC

La Estación Internacional de Canfranc es una estación de ferrocarril situada en  Canfranc, en la provincia de Huesca (Aragón) al lado de la frontera con Francia. Se inauguró el 18 de julio de 1928. Declarada Bien de Interés Cultural, es  un Monumento Nacional desde el 6 de marzo de 2002.

Depués de su compra a Adif por el gobierno de Aragón,  se ha puesto en marcha  un primer circuito de visita que permite conocer este bello edificio, con una exposición detallada en el vestíbulo.

La  estación de Canfranc perdió su condición de terminal internacional hace ya varias año. Ahora quiere ser  el punto de inicio de la Ruta Jacobea desde Aragón y base del creciente turismo de nieve y montaña que domina la actividad de esta comarca de la Jacetania.


Para potenciar este ciclo de visitas guiadas el gobierno de Aragón ha invertido algo más de 133.000 euros en obras para consolidar el edificio, sus cornisas y marquesinas, cerrar varios huecos en fachadas y colocar vidrios en el vestíbulo, además,  instalar iluminación en el vestíbulo y pasos subterráneos.

La exposición permitirá profundizar en temas históricos, militares, fronterizos, culturales, de la pura ingeniería y arquitectura, la construcción del túnel internacional o el entorno ambiental de la estación. Un forma magnífica de conocer todo lo relacionado con Canfranc.  Además se ha desarrollado una aplicación para dispositivos móviles, con códigos QR, para ampliar los datos.

Las visitas guiadas se llevarán acabo  todos los días del verano, con pases a las 10:30, 11:30, 12:30, 16:30 y 17:30. El recorrido arranca del torreón central de Adif, desde donde se llevará a los visitantes por el pasaje subterráneo que permite el acceso al vestíbulo de la estación, y se podrán ver en este último paneles, vitrinas y medios audiovisuales.

Desde el vestíbulo se podráver  la playa de vías española como la francesa. En esta última se continuará  un camino marcado por postes de acero galvanizado y sirgas que discurre paralelo a la fachada este del edificio, lo que ayudará a ver  tanto la propia fachada y las edificaciones auxiliares como el espléndido paisaje.

Para concluir la visita y salir de la zona de dominio ferroviario se usará el paso subterráneo ubicado más al sur para cruzar por el puente peatonal  que se levanta sobre el río Aragón.

Foto vía  Diario ABC

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *