Fermoselle, un bello rincón zamorano

Fermoselle es un pequeño pueblo de la provincia de Zamora (Castilla-León) situado a escasa distancia de la frontera con Portugal. Constituye un enclave turístico de interés tanto por su patrimonio monumental como por su entorno paisajístico. Además, es el punto de partida hacia uno de los Parques Naturales más desconocidos y hermosos de la península Ibérica: los Arribes del Duero, un cañón dibujado por el río en el límite de los dos países.

Las calles de Fermoselle invitan al paseo; empinadas cuestas en las que se asientan vetustas casas de piedra, en cuyas plantas bajas aún se conservan las bodegas que, durante siglos, han conservado el afamado vino del pueblo. Asimismo, Fermoselle ha sido declardo conjunto histórico-artístico.

Encaramada a un cerro y asomada a profundos bancales de viñedos, olivos y frutales, esta antigua ciudad fronteriza aparece coronada por su castillo, construido en el siglo XIII, del que hoy apenas quedan ruinas. Desde el castillo se obtiene una panorámica impresionante del cañón excavado por el río Duero.

El recorrido del casco antiguo puede comenzar en la Plaza Mayor, a la que se asoman las tradicionales fachadas de granito blanco. Enseguida, se descubre la elegante figura de la iglesia de la Asunción, de finales del siglo XII y remodelada en el siglo XVI, donde se pueden observar dos magníficas portadas románicas.

De la misma época es el convento de San Francisco, levantado sobre los restos de una iglesia románica y fundado en 1730. El edifico estaá siendo rehabilitado para acoger el Centro de Interpretacion del Parque Natural Arribes del Duero, una visita imprescindible para conocer más a fondo la riqueza natural y culturla de esta zona.

Dos ermitas completan el patrimonio monumental de Fermoselle: la ermita de la Cruz y la de la Soledad. La primrea todavía conserva una ventana visigótica y estelas romanas; y la segunda, situada junto al cementerio, posee una puerta del siglo XIII y originales modillones que representan rostros humanos.

Foto vía Asociación Encajeras de Bolillos

3 ComentariosDejar un comentario

  • Es un pueblo muy bonito y tiene una riqueza en paisajes senderismo y fauna muy importante es para visitarlo. Yo nací en él, pero lo disfrute muy poco porque, como la mayoría, tuvimos que emigrar en los años sesenta. Pero bajo bastante, sobre todo en fiestas en el mes de agosto. Las raices siempre tiran. Recomiendo que lo visiten

      • Entre dos ríos (Los Arribes del Duero)
        .
        Lomas como vigías adustos
        que tus llantos ves marchar
        aguas de dos ríos amigos
        que mansamente se van a juntar.
        .
        Se juntan en un rinconcito
        El Tormes y un Duero internacional
        en un rinconcito precioso
        donde mirlo y ruiseñor saben cantar.
        .
        En las gargantas profundas
        que los años van a labrar
        van a juntarse con murmullos
        para después abrazar el mar.
        .
        Es en ese sitio precioso
        del que tanto me vuelvo a acordar
        mis padres tuvieron la suerte
        de que naciera, y poderme criar.
        .
        Ese pueblo tan viejo
        que encima de una loma está
        es el Fermoselle de mis amores
        buscarlo en Zamora, en mapas;
        esperándoles está.-
        .
        Agustín de la Peña

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *