Cangas de Narcea, una maravilla asturiana

Cangas del Narcea es el concejo de mayor superficie de Asturias y uno de los mayores de España. Se encuentra al sudoeste del Principado, en el corazón de la llamada Puerta de Asturias. La capital del concejo es Cangas del Narcea que desde la Edad Media es el centro comercial y administrativo de un gran territorio.

Habitada desde tiempos prerromanos, Cangas de Narcea fue fundada como villa en 1255 por Alfonso X El Sabio. La configuración del casco antiguo debe proceder de esta época, desarrollándose a partir de tres calles: la Calle Mayor, la de la Fuente (que comunica la anteriorcon el barrio de Entrambasaguas) y la de la Iglesia, por la que se accedía al templo parroquial (sustituido en 1639 por el actual).

La existencia en la villa de importantes familias dio lugar al levantamiento de palacios y grandes edificios. Los más antiguos son el palacio de Omaña, del siglo XV, de estilo renacentista con reminiscencias góticas, y la capilla del Santísimo Cristo de Hospitalín, de 1555, situada en la calle Mayor y único resto del hospital.

También destaca por su monumentalidad el palacio de los Condes de Toreno, del siglo XVIII (actual ayuntamiento), con un gran patio interior y una excelente portada principal con balcones de hierro forjado.  

La iglesia parroquial, basílica de Santa María Magdalena,  del siglo XVII y declarada monumento nacional, fue fundada por don Fernando Valdés y Llano. Es un edificio de nave única, con ocho capillas laterales. Sus principales tesoros son un sepulcro gótico, dos sepulcros renacentistas de alabastro y el retablo mayor renacentista.

Además, hay que visitar el barrio de Entrambasaguas por su aspecto tradicional apenas alterado. Conserva varias casonas del siglo XVIII y la capilla del Carmen, objeto de gran fervor popular. Las fiestas del Carmen comienzan el 15 de julio y son muy famosas por su tradición de miles de cohetes voladores.

Además, Cangas de Narcea es muy conocida por su vino. Se trata de un caldo joven, de baja graduación con buen aroma y ligeramente ácido. Asimismo, hay que probar sus truchas, salmones, carnes frescas y  embutidos.

Foto vía Ver fotos

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *