Frigiliana, una maravilla malacitana

Frigiliana es uno de los pueblos de Málaga que mejor ha conservado un trazado urbano árabe. Está enclavado en la vertiente sur de la sierra de Almijara a 56 kilómetros de la capital y 6 de Nerja. Su núcleo urbano se orienta al mar sobre el que se eleva 435 metros. Desde Frigiliana se obtiene una panorámica única de la costa.

Su principal atractivo es el barrio morisco-mudéjar con sus estrechas calles, escalonadas, llenas de flores, pasadizos y meticulosamente encaladas en las que, a primera hora de la mañana, sobre algunas de las fachadas, se posan cestos de esparto y cerámica típica.

Frigiliana posee un magnífico perfil urbano, uno de los más originales de toda Andaluciía. Y conserva su arquitectura tradicional con sus pequeñas casas blancas y estrechas callejas con tiendas y restaurantes.

El barrio morisco-mudéjar representa la estructura arquitectónica popular de origen árabe más pura de las que existen en Málaga, con calles escalonadas, empedradas y señalizadas con pasadizos cubiertos y sugerentes rincones. Una delicia para pasear.

El monumento religioso más destacado es la iglesia de San Antonio, templo erigido a finlse del siglo XVII y reformado un siglo después. Se llega por la calle Real, eje central de esta preciosa localidad.

En cuanto a las edificaciones civiles, sobresalen el Palacio de los Condes de Frigiliana, caserón del XVI y luego transformado en la Fábrica de miel de caña; el pósito, construido en 1767, era donde se almacenaba el excedente de grano en los años de buena cosecha, ahora es un espacio de viviendas y sólo conserva las arcadas; y el castillo árabe, construido a finales de siglo IX como fortaleza militar sobre la cumbre por cuya ladera se asienta el casco antiguo de la Villa.

Por otro lado, hay que visitar el Ingenio o la Casa de los Manrique de Lara. Construida a finales del siglo XVI como casa solariega por la familia Manrique de Lara, señores de Frigiliana desde 1508. Hoy en día, alberga la única fábrica de miel de cabra que existe en toda Europa, además de una almazara artesanal.

Por último, el turista debería acudir varios restos arqueológicos como los restos de El Fuerte, de la época romana y posteriores, y el llamado Castillo de Lizar, la fortaleza medieval que hubo en lo alto del pueblo.

Foto vía SkyCraperCity

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *