Peñaranda de Duero, un hito burgalés

Peñaranda de Duero es un pequeño pueblo de enorme interés artístico-cultural, situado en el sur de la provincia de Burgos,  a 98  kilómetros de Burgos y 96 de Soria. Villa vinatera y antaño plaza fuerte en la línea del Duero, creció a la sombra de su fortaleza.

Testimonios documentales del siglo XI ya mencionan una Peñaranda de Duero que pertenecía a la jurisdicción administrativa de Clunia; posteriormente pasó a depender de San Esteban de Gormaz. Villa realengo en el siglo XII, Alfonso XI la concedería en 1320 al poderoso linaje de los Avellaneda.

Comenzamos la visita con el Castillo del siglo XVque conserva la torre del Homenaje de planta cuadrangular. Desde este emplazamiento puede contemplarse una bella panorámica de los campos de la vega del Duero. Además,  se conservan dos de las tres puertas de la muralla que se erigió en el siglo XV.

A renglón seguido, podemos acudir a la iglesia de Santa Ana, el románico en estado puro. Para la portada renacentista se emplearon materiales extraídos de las cercanas ruinas de Clunia Sulpicia. Seguimos con el Palacio de los Condes de Arana que se halla frente a la iglesia, en la Plaza Mayor.

También que contemplar la Farmacia Ximeno del siglo XVII. Guarda todos los instrumentos del antiguo oficio de boticario (alambiques, morteros, 230 tarros de cerámica talaverana). Es la segunda más antigua de España después de la de Llívia (Girona).

A doce kilómetros de Peñaradan se visitan los restos de la antigua metrópoli romana de Clunia Sulpicia fundada por Tiberio y desaparecida en el siglo X, arrasada por Almanzor. El fuego sepultó para siempre la memoria arquitectónica de la villa medieval, aunque no pudo hacer lo propio con las sólidas construcciones públicas romanas, diseminadas en un área de aproximadamente 200 hectáreas.

Quedan restos del foro, el teatro y de las termas públicas. El hallazgo de piezas de orfebrería con simbología cristiana sugiere la existencia en Clunia Sulpicia de una de las antiguas comunidades cristianas de la Península Ibérica.

Foto vía Raúl Hernández González  

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *